¿Para que sirve?

Este método de irradiación UV-C es un aliado sin competencia en la eliminación de bacterias, virus, hongos, algas y parásitos. La mayoría de ellas realizan la vida sujetos a los objetos decorativos o al sustrato, utilizando la columna de agua para reproducirse y colonizar nuevos territorios. Con la exposición directa de estos organismos usando una fuente de luz UV-C (280-100 nm)se les afectara su funcionamiento de las células y se altera su material nuclear o ADN. El resultado es que el organismo muere.

UV

Este método de higienización germicida posee grandes ventajas como no altera el PH o la estructura química del agua, no afecta de ninguna manera a los peces ni a las plantas, tampoco afecta a las colonias de bacterias o algas que se encuentran en los filtros, sustratos o paredes del acuario y que solo los organismos que pasan por el esterilizador son eliminados.

Como son

Las lámparas cuentan con un cuerpo de cuarzo que recubre el fluorescente y cuyo objetivo es el de no permitir la emisión de radiaciones extremadamente bajas que provocarían la ionización del oxígeno produciendo ozono y monóxido de nitrógeno. Las radiaciones de la lámpara actúan sobre las cadenas de ADN y el metabolismo de los pequeños organismos. Dependiendo de su propia resistencia estos morirán instantáneamente o al cabo de unas horas. Lo que si se provoca es una esterilización efectiva de todos ellos por lo que no podrán reproducirse. Por está razón tras un plazo determinado la especie de microorganismo afectado desaparece al 100% de la instalación.

UV

Su eficacia

La lámpara de desinfección sólo es efectiva sobre aquellas formas microscópicas suspendidas en el agua ya que sólo ataca con la radiación a los microbios presentes en el agua que atraviesa el reactor. Por esta razón no resulta efectivo con elementos patógenos presentes o fijados a los cuerpos de los peces.

Durante la fase de maduración del tanque las bacterias útiles para la colonización del filtro realizan sus procesos reproductivos a través del agua. Por ello deberemos de apagar la lámpara para no eliminar las esporas y evitar así la colonización. No todos los microorganismos requieren de la misma intensidad y mismo tiempo de exposición a las ondas para lograr su desinfección. También se deberá tener en cuanta la dosis. El volumen y la calidad del agua resultan cruciales para garantizar la efectividad de la lámpara así como el grado de envejecimiento del tubo.

Tiempo recomendado

Bajo la idea de algunos expertos, es mejor dejar la lámpara siempre en funcionamiento durante las 24 horas del día (siempre). Esto propicia que su función sea efectiva, pues todo el agua del tanque pasa varias veces al día (según contenido) por la irradiación germicida. Esta aplicación continua se aconseja sobretodo en tanques grandes.

En cambio, otros aconsejan que funcione con un timmer (temporizador) en tiempos controlados (algunos aprovechan el timmer que controla el fotoperiodo para encender y apagar la luz del acuario). Ya no se trata tanto de que podemos indiscriminadamente terminar con microbios hostiles o con beneficiosas bacterias nitrificantes, sino que los organismos vivos de este medio estéril, como por ejemplo los peces, terminan por no desarrollar sus propias defensas y pueden verse gravemente afectados al pasar a un sistema sin desinfección o con la llegada de otro individuo infectado.

Muchos detractores de este sistema germicida afirman equivocados que no tiene un efecto real. La razón es que aplican tarde el procedimiento ante un problema, una vez el acuario ha sido infectado por alguna enfermedad o invasión de algas.